Archivo por meses: diciembre 2015

¿Está seguro de que su equipo de evacuación de humo funcionará correctamente si la cubierta está nevada?

El mercado de los sistemas de control de temperatura y evacuación de humo cada vez está exigiendo una mayor calidad a los equipos, haciendo gran hincapié en características como por ejemplo el valor de transferencia térmica, la estanqueidad al aire, la vida útil del equipo, pero ¿realmente se le está dando la importancia necesaria al valor de carga de nieve?. ¿Qué ocurriría si se ha instalado un equipo con una carga de nieve inferior a la necesaria para su localización?

Actualmente en el apartado 6.7.2.5 de la norma UNE 23585, se fija como requisito, para cualquier aireador, que la carga de nieve mínima debe ser la apropiada según la localización del edificio, determinada de acuerdo a la norma Europea EN 1991-1-3. Esta norma regula la forma en que debe calcularse el valor mínimo de SL en función de la localización geográfica, de la inclinación de la cubierta, de la topografía del emplazamiento y del valor de U del equipo, independientemente de si el equipo es para extracción natural o para extracción forzada.valor de carga de nieve

Por otro lado, en la norma UNE 12101-2 se especifica la forma en que debe ser ensayado un equipo para extracción de humo y calor natural para su apertura bajo carga, obteniéndose de este modo la clasificación de carga de nieve SL necesaria para el marcado CE y la declaración de prestaciones del aireador.

Del mismo modo, en la norma UNE 12101-3 se especifica la forma de ensayo y los posibles valores de SL para el marcado CE y la declaración de prestaciones de los equipos de extracción de humo forzado.

Además, cuando un fabricante ensaya un equipo para obtener una determinada carga de nieve, lo hace bajo unas condiciones específicas, es decir, aplicando una cierta presión de aire a la línea en el caso de los equipos con pistones neumáticos. Por tanto, para que el equipo sea capaz de superar la carga de nieve mínima, también debe estar alimentado por una presión de aire mínima, ya que para presiones inferiores, el equipo no sería capaz de abrirse cumpliendo las condiciones necesarias del sistema. Si analizamos este punto, queda claro que no sólo es necesario comprobar que el equipo dispone de marcado CE y declaración de prestaciones correcto respecto a su carga de nieve mínima, sino que es muy importante comprobar que la instalación se ha realizado con una presión de aire mínima que cumple con las necesidades del sistema.

La respuesta a las dos preguntas iniciales es por tanto clara, debemos comprobar de forma exhaustiva el valor de carga de nieve mínimo necesario para nuestro proyecto, y asegurarnos de que los equipos instalados y la instalación realizada son los adecuados para aquella localización, ya que en caso de incendio con una cubierta nevada podríamos llevarnos la sorpresa de que nuestra instalación no ha servido para nada.

TwitterLinkedInGoogle+FacebookCompartir